¡OJO! CON LAS RENOVACIONES DE PÓLIZA

¡OJO! CON LAS RENOVACIONES DE PÓLIZA

CUANDO UNA ASEGURADORA FUE ABSORBIDA POR OTRA.

Otro supuesto en el que las aseguradoras rechazan un siniestro de vida o invalidez: Cuando una gran aseguradora se fusiona y absorbe a otra, asumiendo la cartera de pólizas de la absorbida.

En estos supuestos, la nueva aseguradora te envía el nuevo condicionado con su formato, cuando lo que deben hacer es asumir el redactado de la póliza original de la aseguradora con la que contrataste. Por mucho que tu original aseguradora haya desaparecido, la póliza en vigor que debe tenerse en cuenta es la inicial, no esa otra que te remite la entidad absorbente, que lo que pretende es unificar el redactado de toda su cartera de pólizas, remitiendo su formato como si fuera “tu nueva póliza”.

Pero no olvides que la vieja póliza contratada inicialmente es la única válida porque es la que contrataste (salvo que vuelvas a firmar esta nueva y se la remitas por correo con pre-franqueo). La póliza que te remite la nueva aseguradora con tus datos, no la has contratado; te la imponen.

Pero debes saber que una regla esencial en una absorción empresarial (a título universal) es que la absorbente, asume todos los derechos y obligaciones de la absorbida.

Esto es importante cuando se produce un siniestro y rechazan el pago de la prestación de vida o invalidez amparándose en cláusulas de la póliza, ya que siempre lo basan en la nueva que a ellos les consta, no la original contratada. El motivo es sencillo: las aseguradoras que absorben carteras de seguros, quieren el negocio de las primas, pero no quieren “papeles”. Ni las piden cuando se hacen con estas carteras, ni desde luego las conservan físicamente.

En ocasiones, incluso te piden que vuelvas a rellenar el cuestionario de salud cuando te envían el nuevo formato de póliza, y cuando se produce el siniestro, se atreven a rechazar prestaciones alegando preexistencias de salud previas a la segunda póliza, aunque no sean previas a la primera contratada. De hecho, ni siquiera conservan los cuestionarios de salud de la cartera de seguros en vigor que asumen, por lo que legalmente no pueden alegar preexistencias para denegar prestaciones de vida/invalidez.

Por todo ello, ante un rechazo basado en el clausulado de una póliza “renovada” con formato de la aseguradora que absorbió a la tuya con la que contrataste en origen, resulta sencillo hacer valer el clausulado de la original y terminar cobrando. Pero tendrás que acudir a un profesional adecuadamente especializado.

Deja una respuesta