LAS OTRAS ASEGURADORAS “BANCARIAS”

LAS OTRAS ASEGURADORAS “BANCARIAS”

Nunca aconsejo contratar seguros con las aseguradoras creadas por la banca para aprovechar su red de ventas a través de sus oficinas. Me parece alarmante que se haya permitido la frívola creación de estas pseudo-aseguradoras, que se comportan en el mercado como si fueran una más, cuando en realidad son otra cosa muy distinta.

Cumplen con los requisitos financieros para su creación, con el respaldo del banco de turno, pero carecen de cultura aseguradora y en la práctica, se convierten en simples redes de comercialización. Ni siquiera son competitivas en precios; pero da lo mismo, porque el canal de las redes bancarias es suficientemente potente, sobre todo si te obligan a contratar aprovechando la concesión de créditos, ofertando reducciones del diferencial en hipotecas.

Pero la experiencia cuando tienes que declarar un siniestro es desesperante, ya que al carecer de cultura y estructura aseguradora, te encuentras con simples “call centers” telefónicos contratados para suplir esas intolerables carencias. Vuestro mediador (agente o corredor de seguros) es inexistente en la práctica, ya que es la propia sucursal bancaria que te ha vendido el seguro, que te dirá que ellos no saben nada. No tienes un mediador profesional que te atienda.

Estos “call centers” son oficinas de atención telefónica casi robotizadas, que desesperan. Y cuando no están robotizadas, responden según un protocolo cerrado y medido de respuestas, según las consultas o declaraciones de siniestro. Quien haya tenido una experiencia con una de ellas, sabe de lo que hablo. Al final, cuando con sus protocolos de respuesta no llegan, terminan reconociendo que ellas no son la aseguradora, sino una empresa contratada por la aseguradora.

En conclusión, creo que deberían establecerse criterios mucho más estrictos desde un punto de vista técnico y profesional para poder crear una entidad aseguradora; y también opino que los organismos administrativos supervisores (DGS) deberían controlar la profesionalidad de todas estas aseguradoras “virtuales”, con el fin de proteger a los consumidores.

Si puedes evitarlo, no contrates con este tipo de entidades y recurre a las tradicionales, las que se dedican a asegurar, no a vender seguros. Y si ya tienes algún seguro con ellas, como el seguro de vida vinculado a hipotecas, debes saber que no pueden obligarte a continuar con ellas año tras año porque eso vulnera tus derechos como consumidor. Puedes buscar un seguro de vida con otra aseguradora que te saldrá mucho mejor de precio y en prestaciones, con la única condición de que designes como primer beneficiario, hasta el importe del crédito pendiente de amortizar, a la entidad que te ha concedido el crédito hipotecario.

Deja una respuesta